Una semana de aprendizaje en Almere

Primer día: bienvenida y presentaciones

El domingo fue el día de familias. Cada familia organizó su propia jornada con eventos de todo tipo, desde visitas a instalaciones famosas de los Países Bajos (molinos, queserías…) y sobre todo visitas a sus ciudades mas conocidas especialmente la capital Amsterdam, pero también Utrecht, Rotterdam…

Segundo día: comienza el trabajo

El día comenzó con unas dinámicas grupales llevadas a cabo en la Escuela Internacional de Almere para introducirnos las próximas jornadas que se desarrollaron en instalaciones que contribuyen a generar terreno al estado holandés ganado al mar. Turbinas, diques y otras instalaciones fueron explicadas a nuestros alumnos para continuar trabajando en el proyecto de nuestro intercambio.

 

Tercer día: visita a las instalaciones de bombeo de agua

La jornada del martes se dedicó íntegramente al proyecto objeto de nuestro intercambio, «The Battle Against the Sea».

En primer lugar visitamos unas instalaciones de bombeo de agua con el fin de mantener la cota del agua sin que llegue a inundar la superficie terrestre. Las bombas actúan en caso de emergencia y a su vez existen diques y compuertas. 

Después de esto visitamos el museo Schokland, una pequeña isla que casi fue inundada en un principio pero que posteriormente ganó la batalla contra el agua a base de construcción de diques y extracción del agua interior a dichos diques. Con ese procedimiento constructivo los neerlandeses fueron ganando terreno poco a poco al mar.

Cuarto día: museo de Bativia

En Almere se encuentra el museo de Batavia. Este museo alberga, entre otros bienes, una reproducción a escala real del barco Batavia, mediante el cual los holandeses surcaban los mares y océanos con destino a la actual Indonesia con el fin de realizar operaciones comerciales, sobre todo con especias. Nuestros alumnos y sus compañeros de la Escuela Internacional de Almere recibieron una explicación detallada de los diferentes habitáculos de dicho barco.

    

Así mismo, el museo albergaba una reproducción en maqueta del funcionamiento de lo visto el día anterior, todo relacionado con la batalla contra el agua. Funcionamiento de bombeos, sifones, muros de contención, válvulas de todo tipo, etc. A continuación, los alumnos realizaron talleres relacionados con la visita y degustaron una cena en un barco en el puerto de Almere a base de Pannekoek, alimento típico holandés.

Quinto día: demostrar lo aprendido

La jornada del jueves comenzó con una presentación por parte de cada pareja de intercambio (un alumno neerlandés y uno español) sobre todo lo aprendido durante el viaje.

Una vez finalizada, nos dirigimos a Ámsterdam en la que vimos el museo del mar, con una réplica de un barco de comerciantes neerlandeses del siglo XVIII, así como diversas obras de arte.

Tras un breve paseo por la ciudad, tomamos un barco para dar un paseo por los famosos canales de Ámsterdam y ver su atardecer, así como edificios de gran importancia e interés (museo Van Gogh, Opera, Biblioteca, Auditorio, entre otros).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *